Quien fue el primer campeón de la historia de los Worlds de League of Legends y porque no tuvieron trofeo ni premio

0

Los jugadores que ganaron el primer Campeonato Mundial de LoL recibieron sus aspectos personalizados de forma retroactiva en 2014, tres años después de su victoria.



Hoy en día, a pesar de la competencia de otros titanes de la industria como Counter-Strike, el MOBA de Riot Games se ha consolidado como uno de los videojuegos más históricos y con una larga trayectoria en el mundo de la competición. Es sorprendente pensar que el primer Campeonato Mundial de League of Legends se llevó a cabo hace doce años, en 2011. En aquel entonces, la situación era muy diferente, ya que el juego apenas contaba con una base de seguidores.

De hecho, algunos argumentan que en ese momento no se podía considerar verdaderamente un campeonato “mundial”, ya que la mayoría de los equipos participantes eran de origen occidental. De los ocho equipos que compitieron, siete eran europeos o americanos, mientras que solo uno, Xan, representaba a otro continente. Este equipo tenía su base en Singapur y era el único representante asiático en el torneo.

Fnatic no tuvo trofeo por los Worlds de LoL de 2011

En sus inicios, League of Legends no disfrutaba de la misma popularidad. La final se llevó a cabo en un pabellón con escasa asistencia y más ruido ambiental que entusiasmo del público. La época de esplendor llegaría más adelante, pero nadie puede negar a Fnatic el logro que consiguieron ese año. En efecto, este equipo, que se considera uno de los más exitosos en la historia de Europa, se coronó como el primer campeón mundial de League of Legends. Además, en ese entonces, xPeke, uno de los jugadores españoles más reconocidos en la historia de LoL, formaba parte del equipo.




Sin embargo, en ese momento no se entregó ningún trofeo ni se crearon skins conmemorativas. La celebración se centró más en los jugadores y el equipo que en la comunidad en general. Aunque hoy recordamos ese logro con cariño, es cierto que apenas tuvo impacto en la escena competitiva de los deportes electrónicos. Esto era comprensible, dado que en ese momento, a pesar de tener una sólida base de jugadores, League of Legends no representaba ni una fracción mínima de lo que es en la actualidad.

A pesar de ello, resulta lamentable que un equipo competitivo de cualquier disciplina no reciba un trofeo por su victoria. Aunque es una costumbre que se ha desarrollado gradualmente en el deporte tradicional, tiene un valor simbólico significativo. Afortunadamente, los jugadores y la organización recibieron un premio en efectivo de 50.000 dólares en ese momento. Si bien hoy en día esta cifra puede parecer modesta en comparación con los enormes premios que ofrece Riot, sigue siendo un reconocimiento valioso. Muchos de nosotros desearíamos tener esa oportunidad.



En cualquier caso, Fnatic se coronó campeón del mundo de League of Legends y se llevó poco más que la gloria en ese momento. Sin embargo, las circunstancias han cambiado significativamente. La organización europea recibió posteriormente un conjunto de skins conmemorativas en reconocimiento a su hazaña. Es importante recordar que los campeones tienen la opción de elegir un campeón con el que hayan jugado en el Mundial para que Riot les cree una skin “personalizada”.

La particularidad de estas skins radica en que los jugadores reciben una parte de las ganancias, lo que añade un atractivo componente económico adicional. Teniendo esto en cuenta, es interesante preguntarse cuál fue el primer equipo en alzar realmente la Copa del Invocador. Sorprendentemente, ese equipo fue un “underdog”: Taipei Assassins. Lograron este hito al año siguiente, y en esa ocasión sí se entregó un trofeo.

En menos de un año, League of Legends experimentó un crecimiento impresionante, pasando de ser un juego de nicho a una tendencia en pleno auge. Como resultado, la desarrolladora invirtió considerablemente más en el trofeo y en la configuración de las finales. Hubo un cambio drástico entre un torneo y otro, lo que lleva a muchos jugadores a considerar que el verdadero primer Mundial fue el de 2012. A pesar de ello, la organización europea no puede ser despojada de ese logro, incluso si no recibieron un trofeo en su momento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *